EL BLOG DE CUADERNOS DE LA HISTORIETA ESPAÑOLA

In memoriam Manuel Zataraín Adulce, "Zata". Genial artista de la historieta española

Autorretrato de Manuel Zataraín 

Autorretrato de Manuel Zataraín


 Ayer, 14 de junio de 2013, tras larga enfermedad, fallecía en la localidad de Marbella uno de los mejores representantes de la historieta española de todos los tiempos: Manuel Zataraín Adulce, que firmaría "Zata" la mayoría de sus trabajos dentro del noveno arte. Nacido en Valladolid en 1928, bien pronto sus innatas dotes artísticas le llevarían a hacer sus primeros pinitos en el mundo de la historieta. Tal es así que a la edad de 13 años ya había realizado un gran número de páginas influenciadas por el trabajo de los grandes maestros americanos H. Foster y Alex Raymond, que había conocido gracias a las ediciones españolas de "Tarzán" y "Flash Gordon" . Un buen ejemplo de esta temprana actividad como dibujante de tebeos es el cuadernillo "El Rey Salvaje", que el Club Vallisoletano de Amigos del Tebeo editó como suplemento al  nº19 de su colección "Maestros de la Historieta". 

Cubierta del tebeo "El Rey Salvaje", realizado por Zataraín cuando tenía 13 años y editado bastantes años después por el Club Vallisoletano de Amigos del Tebeo.   

Cubierta del tebeo "El Rey Salvaje", realizado por Zataraín cuando tenía 13 años y editado bastantes años después por el Club Vallisoletano de Amigos del Tebeo.

Sus buenas dotes como dibujante iban a llamar la atención de los profesores y alumnos del Colegio de San José, por lo que sería fichado  para colaborar en la revista colegial "Vallisoletana", donde realizaría diversos trabajos gráficos, algunos de ellos relacionados con la historieta, como lo fue el de el "Ídolo perdido" . También revistas como  "Mas" y "Valor y Fe" recogieron parte de su labor de esta época. A mediados de los cuarenta decide ponerse en contacto con la revista "Maravillas", suplemento de la muy conocida "Flechas y Pelayos", para la que realizaría "Los dos forzados"; historieta de corte aventurero con ambientación exótica y con dos penados como protagonistas.  Tras dibujar alguna que otra historieta para "Flechas y Pelayos", ya a finales de los cuarenta los lectores vallisoletanos volverían a reencontrarse con su obra a través del periódico "El Norte de Castilla". Para el decano de la prensa vallisoletana dibujaría, todavía muy influenciado por el arte de Alex Raymond, "El Doctor Gildos", que tiempo después sería reeditado, con pequeñas modificaciones sobre el original, por la revista "Chicos" de la Editorial Cid". 

"Docotr Gildos" en la revista "Chicos", 1954 

"Doctor Gildos" en la revista "Chicos", 1954

 Pero lo mejor de Zata para "Chicos" estaba por llegar. Y llegó con "Quique Banderas". Una historieta protagonizada por un joven vendedor de periódicos que se veía envuelto en peligrosas aventuras con bandidos mejicanos y gánsters. Por cierto, los guiones de esta historieta corrieron a cargo de otro de los grandes de la novela popular y del tebeo producido en nuestro país, José Mallorquí, el creador del celebérrimo "El Coyote". 

Una de las mejores historietas de "Chicos" fue "Quique Banderas", de Zata y Mallorquí 

Una de las mejores historietas de "Chicos" fue "Quique Banderas", de Zata y Mallorquí

 

A principios de los cincuenta, y tras realizar el servicio militar, decide trasladarse a Madrid, donde espera encontrar un ambiente editorial que, por desgracia, no existe en su ciudad natal.  No mucho después de su llegada a la capital se le abrirían las puertas de un nuevo proyecto empresarial relacionado con el mundo de la historieta y que vería la luz con el anglosajón  nombre de "Boy". Para esta publicación iba a crear a "Pimpiricola y Picopardo", en la que demostraría, una vez más, que era uno de los mejores dibujantes de historietas de su generación. Tanto es así que, entre los aficionados y colegas de profesión, se le comenzó a conocer con el sobrenombre de "el Alex Raymond español". Tras realizar la mencionada "Quique Banderas", Zata se iba a incorporar al equipo de Clarín, empresa dedicada a la actividad publicitaria, abandonando durante unos años su actividad como creativo de historietas. Sería Ibergraf, en 1959, quien le recuperaría para la realización de viñetas. Para esta empresa y con guiones de otro de los grandes del tebeo hispano, Juan Antonio De Laiglesia -Ver "Cuadernos de la Historieta Española" nº7, dedicado a "Piel de Lobo"-, Manuel Zataraín dibujaría varias entregas de "Capitán Martín".  Serie de tiras para ser publicadas en periódicos y revistas de todo el mundo que gozaron de un alto predicamento entre la crítica, considerándola una de las mejores publicadas dentro del género policiaco para adultos. En España, por ejemplo, pudieron leerse dentro del suplemento de la revistas "Ama" y en el nº19 de "Maestros de la Historieta", dedicado en su totalidad a recoger la biografía del autor y a reproducir parte de su legado dentro del mundo tebeístico. 

Tiras diarias de "Capitán Martín" recopiladas en "Maestros de la Historieta"  

Tiras diarias de "Capitán Martín" recopiladas en "Maestros de la Historieta"

 Después de esto su rastro se pierde en las publicaciones europeas, donde llegaría a realizar múltiples páginas de temática bélica y policiaca para el mercado inglés, que aquí no llegaron o, si llegaron, no de la manera que hubiera sido deseable. Pero antes de que esto ocurriese, todavía le dio tiempo a entregar unas cuantas páginas de Miguelín, basadas en el cuento homónimo de Joaquín Aguirre Bellver y que fueron publicadas en "El Cuco", un suplemento de historietas del diario "Pueblo". Desde 1970, tras abandonar la realización de tebeos, Zata se retiró a Marbella, donde dedicaría su tiempo al estudio de la obra velazqueña y a la pintura al óleo, su otra gran pasión. Fruto de años y años de trabajo son las muestras pictóricas que acompañan a estas breves líneas de homenaje a Manuel. Pinturas al óleo que dejan traslucir el gran artista que hemos perdido en el día de ayer. Descanse en paz el maestro. 

 Fernando Bernabón

El denario de plata. Pintura al óleo de Manuel Zataraín 

El denario de plata. Pintura al óleo de Manuel Zataraín    

El sacrificio de Abraham. Pintura al óleo de Manuel Zataraín

El sacrificio de Abraham. Pintura al óleo de Manuel Zataraín

 Los aventureros. Cuadro al óleo de Manuel Zataraín homenajeando a las revistas y héroes de su juventud. Junto a su hermano Augusto mantiene en su mano un tebeo del "Aventurero" 

Los aventureros. Cuadro al óleo de Manuel Zataraín homenajeando a las revistas y héroes de su juventud. Junto a su hermano Augusto mantiene en su mano un tebeo del "Aventurero"      

Comentarios

Estimado amigo de mi hermano Manolo "Zata" de la epoca de Clarin mi memoria a mis 87 años no es tan buena como antes por lo que no te recuerdo, pero si me mandas un email ami correo te contestare enviandote algo que te agradara mucho. Un abrazo. Midireccion es azata@ya.com

Estimado Augusto Jose Zatarain. Todo lo que yo diga de tu hermano Zata es bueno. ¡Qué momentos vividos en compañía! Mi larga amistad, —además de vivir cerca antes de su marcha a Marbella, —viene de los tiempos de Clarín, con otro amigo común: Abelardo. Puedo alegrarme de tener un impresionante bodegón suyo además de un retrato. Fuí alumno suyo. Si dices disponer de alguna obra suya, y me puedes enviar esa imagen por email, te estaré eternamente agradecido. Un abrazo – Fernando.

Era un maestro con todo lo que significa el término. Solo habia algo que no dominaba, el ajedrez.

Queda reflejado, querido Augusto, tu ofrecimiento a todos los lectores de este blog. Te agradezco, aunque exageres, tus elogiosas palabras hacia mi labor. Pronto nos vemos. Un abrazo.

Querido Fernando el memorial que has hecho sobre la muerte de mi hermano, no solo demuestra tu gran y larga amistad, sino que eres uno de los mas grandes entendidos en este complejo y dificil mundo del comic. Como sabes que tengo un completo dossier de "Zata",si alguno de tus lectores deseara una copia de una pagina de dibujos o un cuadro con gusto se lo enviaria por email. Un abrazo - Augusto.

Es mi modesta contribución a la difusión de la obra de Manolo. Hace muchos años, cuando yo tenía unos 20 añitos, allá por los ochenta, Augusto me enseñó un tomo donde primorosamente tenía recopiladas fotocopias de la obra de su hermano. Yo, en la ignorancia de mi juventud, nada sabía de Zata, pero cuando vi aquello me di cuenta de que me encontraba ante la obra de un artista como la copa de un pino. Por eso fue que, poco después, solicité a Manolo, a través de Augusto, autorización para reproducir en "Tintachina", un fanzine que editaba por aquellos entonces con Hipólito Rodríguez, dos de sus primeras historietas: "La maldición del fakir" y "La banda negra",donde todavía las influencias de Alex Raymond eran reconocibles. A partir de ahí mi admiración ha ido "in crescendo" por la obra de Zata. Creo tener, si no toda, si la mayor parte de su obra editada en nuestro país. Para mí es un honor dar a conocer la obra de Manolo. Espero que ayude a que sea más conocida, especialmente entre las nuevas generaciones de aficionados a la historieta y a la pintura en general.

Gran resumen Fernando de la trayectoria de Manolo, es un gusto leer cosas así de él. Conoces a Augusto y te puedes imaginar el orgullo que le supone leer estas cosas. Gracias por tu dedicación, Un saludo

Hemos tenido grandes dibujantes dedicados a hacer tebeos. Creo que nadie duda que Zata fue uno de los mejores. Las pequeñas líneas que le he dedicado son el merecido homenaje a un autor que, por desgracia, dejó el mundo de la historieta muy pronto para dedicarse a la pintura al óleo, su otra gran pasión. Ahora sólo nos queda su obra, pequeña en cantidad, pero de gran calidad. Ese es su legado. Esperemos que alguien pueda recuperarlo no tardando mucho, para disfrute de viejos y jóvenes aficionados al noveno arte.

Fernando: Hermoso homenaje sobre un gran autor que no debemos olvidar nunca. Sólo nos resta dar gracias al gran Zata por sus magníficos trabajos. Un abrazo.

Zata se merecía esto y más. Su obra no fue muy fecunda, al menos en nuestro país, pero toda ella exhalaba calidad por los cuatro costados. Lo mío sólo ha sido un pequeño homenaje. Me alegra saber que te ha gustado.

Añadir un Comentario: